MIEDO AL CAMBIO DE COLEGIO: ¿CÓMO ABORDARLO?

Conversar y prestar atención al niño, escuchando  sus inquietudes y dificultades, tratando sus problemas y miedos con respeto, puede contribuir positivamente a abordar esta situación.

 

Todo cambio en la rutina del niño, provoca como reacción natural inseguridad, que puede a su vez generar miedo. Lo mismo ocurre con el cambio de colegio, no importa si éste cambio se produce por problemas económicos, cambio de domicilio o por la búsqueda de una mejor calidad en la educación. Para muchos niños significará un proceso complejo, en el cual se deberán preparar para enfrentar la separación de sus compañeros, amigos, profesores y un entorno que lo ha acogido y le ha entregado confianza suficiente para que se pueda desenvolver sin mayores complicaciones.

Ahora en el nuevo colegio, deberá adaptarse a todo nuevamente, además de encontrarse con muchos compañeros que ya han formado sus grupos, lo que podría dificultar su integración.

Cuando en casa ya no hay dudas en que el cambio se producirá, es muy importante que los padres comenten al niño la situación, explicándole con la mayor claridad posible, para que el hijo se pueda preparar y no lo tome por sorpresa. Además es tarea de los padres transmitir seguridad a sus hijos, destacar que los cambios son procesos normales en la vida y que este cambio en particular no tiene por qué ser una experiencia negativa para él o ella.

Que los niños sientan miedo a los cambios o diferentes procesos de la vida, está dentro de la normalidad del desarrollo infantil. Sin embargo, siempre es muy necesario conversar y prestar atención al niño, escuchando  sus inquietudes y dificultades, tratando sus problemas y miedos con respeto. No es conveniente, por ejemplo decirle: “qué tontería tener miedo por eso…”,  “eso no tiene importancia…”. Aunque para los padres no sea relevante, para los niños puede serlo debido a que hay una gran probabilidad de que no sepa cómo afrontar esta nueva etapa, por lo que necesitaría atención, protección y apoyo.

Con la finalidad de ayudarlos en esta tarea, sería una acción conveniente potenciar la valentía e independencia del niño: animándolo a enfrentar poco a poco aquellas situaciones que le provocan temor, respetando sus miedos y elogiando cada vez que logre un avance y cada vez que tenga una actitud valiente frente a eso que lo asusta. Para ello, es importante no caer en la sobreprotección ya que lejos de evitarle problemas, lo convertirá en una persona muy dependiente y sin recursos para enfrentar las complicaciones propias de su edad. En definitiva, debemos “ayudarle” a encontrar una solución o alternativa, no entregársela. Un ejemplo es decirle: ¿”qué crees tú que deberías hacer…”?

Si a pesar del apoyo que le entrega la familia y entorno, el niño se mostrara diariamente: inquieto, ansioso o con nerviosismo constante; y esto le impidiera llevar una vida normal, ya sea porque no quiere jugar como lo hacía habitualmente, no se puede concentrar, presenta dificultad para conciliar el sueño, cambios de apetito y/o en su estado del humor, puede resultar de utilidad acudir a un psicólogo a fin de entregar ayuda profesional.

 

Fuente: Revista Carrusel.

Miedo al cambio de colegio. ¿Cómo abordarlo en el hogar?

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba