CÓMO DISTRIBUIR EL TIEMPO DE ESTUDIO POR ASIGNATURA

Existe un instrumento de planificación del tiempo, denominado  «Matriz de administración del tiempo de Covey», que implica clasificar las tareas en: importantes, no importantes, urgentes y no urgentes. Un sistema que ha demostrado gran utilidad, a la hora de realizar los deberes escolares.

 

Osorno, 13 de Marzo, 2014.- ¿Qué criterio utilizar? ¿Es distinto, dependiendo de cada estudiante? ¿Existe un estándar?, son algunas de las preguntas que a más de algún estudiante le surge, a la hora de realizar sus deberes escolares.  En este sentido, de acuerdo a profesionales del área, existen una serie de métodos útiles y de escasa complejidad a la hora de realizar estas laborales.

Para distribuir el tiempo de estudio por asignatura se sugiere considerar ciertos criterios, entre ellos:

  • Considerar la dificultad que cada asignatura te reporta
  • La cantidad de contenidos o tareas a realizar
  • Los plazos de entrega asignados por los tutores
  • tú propio interés por ampliar un aspecto de la materia, etc.

Los criterios mencionados, además cambian de acuerdo a la singularidad de cada nivel, sector, profesor y estudiante, pues cada persona aprende conceptos y desarrolla destrezas de manera distinta y a ritmos diferentes. Por tanto, la primera regla, es que no hay reglas únicas para todos, sino que variará para cada estudiante.

Sin embargo, es bueno que sepas que existe un instrumento de planificación del tiempo, denominado «Matriz de administración del tiempo de Covey», que implica clasificar las tareas en: importantes, no importantes, urgentes y no urgentes, como el siguiente esquema:

 

URGENTE NO URGENTE
IMPORTANTE 
NO IMPORTANTE 

 

El objetivo principal de esta matriz, es concentrarse en las actividades del primer cuadrante «importante-urgente», pues son las prioritarias, de manera de no focalizar los esfuerzos en las actividades del cuarto cuadrante consideradas como no «importante-no urgente».

Otros consejos prácticos para organizar el tiempo de estudio para cada asignatura serían:

  • Realizar un horario de estudio diario, en bloques de no más de una hora y media, cada uno.
  • Contemplar recreos entre estos bloques, pues es necesario descansar para retomar energía.
  • Organizar los materiales que ocuparás en cada sesión para evitar levantarse a buscar en forma reiterada cada elemento que necesites.
  • Ten en cuenta que todo horario puede ser flexible de acuerdo a las actividades urgentes/importante que se presenten en cada día.
  • Apuntar todas las tareas, en una lista con fechas. Haz un calendario y colócalo en un lugar visible.
  • Revisar tu lista para chequear las tareas pendientes.
  • Si una tarea parece larga y tediosa, segméntala en tantas partes de acuerdo al plazo de entrega.
  • Si vas a trabajar en grupo, divide el trabajo en partes consensuadas para cada uno de los integrantes.
  • Buscar el mejor momento del día para estudiar, el que más te acomode.
  • Sé ordenado ya que esto, te ayudará con los tiempos y te permitirá ahorrar minutos en búsquedas innecesarias.
  • Guarda el producto de cada trabajo en carpetas ya sea en papel o digital, ojalá con copia por eventuales problemas que puedan presentarse.
  • No tengas a la mano distractores personales que te llamen la atención, para focalizarte en tu estudio. Es decir, apaga la TV, pon en silencio tu celular, si necesitas escuchar música, que sea la adecuada, por ejemplo, la instrumental es una excelente alternativa.

 

FUENTE: Educar Chile.

http://www.educarchile.cl/ech/pro/app/detalle?id=210589

 

MATRIZ-DE-GESTION-DEL-TIEMPO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba