VALORES PASCALINOS: EL RESPETO